Publicaciones

Dieta para la Hipertensión Arterial

Se denomina hipertensión a una elevación sostenida de los niveles de la presión sanguínea por encima de los valores normales. Si eres una persona hipertensa, no basta con que reduzcas el consumo de sal en la cocina, tienes que conocer los alimentos preparados que contienen mucha sal, y encontrar alternativas para que tu dieta siga siendo rica rica. Te ayudaremos.

Rocío Práxedes. Dietista-Nutricionista

Qué es

La hipertensión es una elevación sostenida de los niveles de la presión sanguínea por encima de valores considerados normales:

  • Óptima <120/80
  • Normal <130/85
  • Normal-elevada 130-139/85-89
  • Hipertensión >140/90

Qué influye en su origen

  • Factores personales y ambientales como la edad, los hábitos alimentarios y el estilo de vida.
  • Factores genéticos. La tensión arterial tiende a elevarse con la edad, es también más frecuente que aparezca si la persona tiene exceso de peso, lleva una dieta rica en sal y pobre en potasio (pobre en verduras, frutas y frutos secos, legumbres, cereales integrales), y bebe alcohol con frecuencia, no realiza actividad física, o sufre de estrés psicológico.

Qué alimentos están desaconsejados

  • Sal de cocina y mesa, sal yodada, sal marina, sal de apio.
  • Carnes saladas, ahumadas y curadas.
  • Pescados ahumados y secados, caviar.
  • Embutidos en general.
  • Quesos en general (se permiten los tipos Burgos, Villalón).
  • Pan y biscotes con sal (pueden consumirse cantidades pequeñas, preferiblemente de panes poco procesados de elaboración artesanal).
  • Aceitunas.
  • Sopa de sobre, purés instantáneos, cubitos, patatas chips.
  • Zumos de hortalizas envasados.
  • Frutos oleaginosos salados.
  • Pastelería industrial.
  • Mantequilla salada, margarina con sal.
  • Agua con gas, bebidas gaseosas en general.
  • Condimentos salados, mostazas, pepinillos, conservas en vinagre, kepchut, ablandadores de carne.
  • Conservas en general.

Cómo hacer la comida sabrosa sin sal

Para hacer más sabrosa la cocina “sin sal” es recomendable potenciar el sabor natural de los alimentos:

  • Cociéndolos al vapor, la cocción simple con agua diluye el sabor de los alimentos.
  • También en “papillote” (envuelto el alimento en papel de horno), estofados y guisados o a la plancha.
  • Utilizando potenciadores de sabor como: Ácidos: vinagre, limón (los asados de carne roja o blanca con limón potencian el sabor de las mismas e incluso un filete a la plancha gana en sabor). Aliáceos: ajo, cebolla, cebolletas, puerros. Especias: pimienta, pimentón, curry, azafrán, canela, mostaza sin sal. Hierbas aromáticas: albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, menta, perejil, romero, tomillo…
  • Utilizando aceite con sabor, como el de oliva. El vinagre y el aceite pueden ser aromatizados con finas hierbas, estragón, ajo…

Consejo para la salud

Lleva una alimentación lo más natural posible, evitando o al menos reduciendo el consumo de alimentos envasados y elaborados o conservados con sal. Ante la duda, consulta la etiqueta nutricional del producto y observa su contenido en sal o sodio. Para transformar la cantidad de sodio en sal, deberemos multiplicar la cifra por 2,5.

Los profesionales sanitarios recomendamos a todos los adultos menos de 5g por día (poco menos de una cuchara de café), preferiblemente iodada, y si ya existe hipertensión arterial y riesgo de enfermedad cardiovascular, reducirla a menos de 2 gramos por día, al mismo tiempo que aumentar el consumo de verduras y frutas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 16 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies